Pugna entre blanco y negro

Blanco – negro es un clásico entre los contrastes de color. Es sinónimo de contraposición y una elegante intemporalidad. En el foco de tensión existente entre arquitectura e interiorismo este contraste aparece una y otra vez en el escenario. Una reducción en el colorido supone que el material y la superficie deben ser cualitativamente más altos. El decorado en un tono brillante proporciona un acento extravagante a un escenario de blanco y negro. Este fuerte contraste aporta una agradable calma al espacio. En los baños, los acabados negros de los muebles resultan ideales para la clásica cerámica blanca.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Render time page: 310 ms - standard :: 8a8a818d47d5e42d0148762fe2331b27

Node: duravit-red1-wga101 / DM: false / PDB: 2021-10-21-1051

    
	    cache-standard: la.duravit.com_8a8a818d47d5e42d0148762fe2331b27_2021-10-21-1051_la-es :: false